jueves, marzo 29, 2007

Apenas 31 años



Hoy con mas tiempo, no quiero pasar por

alto un tema tan triste pero que no

debemos dejar archivar jamas.

Hace unos días hicieron 31 años del golpe

genocida en mi país.

Un plan de exterminio de la dictadura

militar que no solo provocó persecución y

muerte. Dejándonos el corazón herido.

También proyectó el control y la censura,

vaciando a mi país económica y

culturalmente privando de sus derechos

humanos a los ciudadanos.

Miles de escritorios vacíos y una

inolvidable hoguera de libros, mas de

20.000 volúmenes de conocidas

editoriales, vaciadas bibliotecas de los

hogares y públicas en todo el país.

Usurparon y tras el fuego hacían cenizas

palabras y pensamientos.

Quienes vivimos y crecimos, perdiendo

seres amados, secuestrados y

desparecidos.

Hoy sentimos el deber de fomentar vida,

amor, justicia. Aun sin ser parte ni

pertenecer a ningún grupo político. Porque

debemos defender el derecho a la vida y el

hecho de pensar no debe implicar

subversión.

Muchos jóvenes del mundo se preguntan

porque son así las cosas en el continente

americano.

Yo no tengo la respuesta a tanta locura y a

tanto dolor, pero puedo proponer algo.

Lean una obra maestra, de historia

contemporánea, su autor es Eduardo

Galeano y el título: "Las Venas Abiertas de

América Latina", lo escribió en el año 1970

y luego lo corrigió.

Extraje solo un párrafo y lo comparto:


"La veneración por el pasado me pareció

siempre reaccionaria.

La derecha elige el pasado porque prefiere

a los muertos: mundo quieto, tiempo

quieto.

Los poderosos, que legitiman sus

privilegios por la herencia, cultivan la

nostalgia. Se estudia a la historia como se

visita un museo, y esa colección de

momias es una estafa.

Nos mienten el pasado como nos mienten

el presente. Enmascaran la realidad. Se

obliga al oprimido a que haga suya una

memoria fabricada por el opresor, ajena,

disecada, estéril.

Así se resignará a vivir una vida que no es

la suya como si fuera la única posible..."

Conocer bien nuestra historia es comenzar

a amar-nos.


indianala.

5 Comments:

Blogger Felipe Sérvulo said...

Me has hecho recordar a muchísimos amigos argentinos que sufrieron.
Un fuerte abrazo.
Felipe

4:57 a. m.  
Blogger india said...

Gracias querido Felipe, las historias de dolor escritas con la sangre unen a la humanidad. Que triste ironía...

Un gran beso, maestro.

indianala.

3:56 p. m.  
Blogger María Inés said...

¡Maravilloso!
Te felicito por intentar comunicar desde tu lugar las aberraciones sufridas por un país o por una región cuya mayor pérdida fue el vaciamiento cultural, el lavado de cerebros sufridos en las instituciones que supuestamente los estaban forjando.
El enemigo, el poder, tenga el nombre que tenga, se ocupó siempre de mentir una historia que se parecía más a una historieta de pésimo gusto.
Los niños deben cantarle hasta un himno a Sarmiento quien huyó de Argentina, escribiendo en una piedra "las ideas no se matan", en francés. Y que es autor del libro civilización y barbarie donde habla de la sangre del gaucho solamente útil para abonar la tierra. Y nuestros hijos le cantan un himno a este hombre.

6:35 p. m.  
Blogger indianala said...

Hola María Inés: Es un tema muy complicado porque aun los docentes siguen en el lugar mas ignorado.
Respecto a Sarmiento, fue un hombre muy catigado, cuenta su biografía que siendo un escolar, le otorgaron una beca en su pcia. y por ser hijo de obrero, se la negaron. Creo que Esa falta de respeto a su derecho como ser humano, provocó su desafío y fomentar sus proyectos de educación para una Nación.
No quiero olvidar sus desaciertos, pero aprendió el idioma inglés luego de leer una coleccion de libros junto a un diccionario, esa constancia lo distingue del montón y nos guste o no, fue el creador de la escuela, aun con maestras yanquis, si.
Sirve el rencor?
No.
Solo la verdad nos hace libres.
Gracias por tu comentario.

indianala.

2:05 a. m.  
Blogger Senén said...

Es un placer pasear por este blog.
Saluti tanti
Senén
(Estos temas son recurrentes en mi vida, en mis poesias, en mi narrativa. Cuentas pendientes que duelen cada día más. La justicia tarda demasiado)

8:31 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home